Buscar
  • Alcanza Barristers

Tom Brady ejemplo de que la calidad en el personal no tiene que ver con la edad.


Tom Brady anunció su retiro el día de hoy a través de Instagram. El QB de 45 años- sin duda el jugador número 1 de todos los tiempos en el fútbol americano. Es un ejemplo de innovación, de excelencia y de profesionalismo solo en su última temporada lanzó 43 pases de anotación y 485 pases completados siendo el número 1 en esas categorías por encima de jóvenes quienes ganan el doble que él. Su sistema TB12 ha venido a revolucionar la forma en que los atletas de alto nivel pueden prolongar sus carreras y permanecer siendo elite. Su liderazgo llevó a un equipo de media tabla de Tampa Bay a mejorar en cada sector del campo llevándolos a conseguir un Superbowl. Más de 3 ocasiones sacrificó su salario por el bien de sus equipos para poder seguir jugando y seguir ganando.


Ese liderazgo, dentro y fuera de la cancha no se consigue de la noche a la mañana, existen muchas personas que luchan por la excelencia, no por el éxito, como Brady. La excelencia es el resultado del crecimiento personal del crecimiento diario; de dar lo mejor como profesional y como persona, de ser estudiantes perpetuos; de actualizarse constantemente; y de disfrutar lo que se hace. En mi trayectoria asesorando empresas he visto como se da preferencia a la juventud sobre la experiencia, como si a los 40 años nos volviéramos incapacitados aun cuando todos los estudios sociológicos señalan lo contrario. (En algunas ocasiones sucede lo contrario en donde los jóvenes son tratados como novatos, cuando en realidad pueden aportar mucho y también es lamentable) Pocas son las empresas que logran valorar o retener a los “Bradys” y después de un tiempo se vuelven prescindibles generando- a veces - una migración de personal junto con quienes lo consideraban líder, al no existir esa cohesión, la gente renuncia o se mueve de trabajo. La mayoría de las ocasiones la experiencia se vuelve en su mayor defecto cuando los nuevos jefes son incapaces de ver que lejos de ser una amenaza son un realmente un aliado. También sucede que los “Bradys” son infravalorados con salarios muy por debajo de sus capacidades.


Los “Bradys” de las empresas se caracterizan por estar siempre actualizados, siempre estudiando, porque saben que la vida es una espiral ….o subes o bajas, no existe el punto de estancamiento, éste último es el inicio del declive. Los “Bradys” son asertivos, empáticos y se caracterizan por contagiar su nivel a quienes están cerca, a hacerlos mejores profesionistas, mejores personas, y esto lo pueden hacer por la experiencia que han acumulado a través de los años. Si bien es cierto comparar a un deportista élite con todos los que pasamos de los 40 años no es totalmente adecuado, lo hago porque muchos de nosotros tenemos esas ganas de seguir compitiendo de seguir progresando.


La vida laboral no acaba a los 40 o 50 al contrario es cuando debemos aprovechar a aquellas personas que se encuentran en ésta edad- y laborando con nosotros de forma interna o externa-, porque los que estamos en ésta etapa queremos “seguir lanzando”, ayudar a los que están a nuestro alrededor, hacerlos mejores. Estamos fuertes, nos adaptamos bien y tenemos la experiencia y la competitividad que se necesita para ser líderes y contagiar nuestro liderazgo a quienes están dispuestos a recibirlo.


Valorar a los "Bradys" es parte indispensable para conservar el talento en la empresa. Para mí se queda el ejemplo de Tom Brady:


No importa la edad o el equipo, el talento se contagia y hace mejores a los que te rodean.


Si no tienes un Brady dentro de tu organización búscalo o consigue uno de forma externa. 😉

5 visualizaciones0 comentarios